https://thelivingnature.blog/wp-content/uploads/2021/06/Drapey-2-scaled.jpg

Colección Drapey

septimo

Drapey es nuestro bestseller 100% lino que ahora reeditamos con una nueva serie de 6 colores para completar a la perfección las tres gamas de inspiración de esta temporada y crear un colorido completo de 14 tonos. Imprescindible para caídas, decoración de cama y complementos.

Las esculturas tejidas de Ruth Asawa

La versatilidad de la colección Drapey nos recuerda a las esculturas de Ruth Asawa (1926 – 2013) hechas a partir de tejido. Y es que es increíble como el tejido puede adquirir formas tan variadas. A partir de sus esculturas orgánicas y sutiles consiguió crear un sello único. Su historia personal, además, es una gran historia de superación donde el arte tuvo un papel clave.

Ruth Asawa fue una escultora, educadora y activista estadounidense, de origen japonés, comprometida desde el principio con el arte y la educación. Dedicó gran parte de su vida a crear y consolidar una estrecha relación entre artistas profesionales y las escuelas de educación primaria de San Francisco.

Sus padres, inmigrantes japoneses, eran granjeros y vivieron las trágicas consecuencias de la Guerra Mundial y el conflicto EUA-Japón. En el año 42 su padre fue detenido y ella, con tan solo 16 años, junto a su madre y sus hermanos, fueron trasladados a un campo de trabajo donde estuvieron cerca de dos años. Asawa, a pesar de la difícil situación en la que se encontraba, empezó a pintar y dibujar y atendió a clases de arte impartidas por trabajadores japoneses de los estudios Disney.

“No sería quien soy si no hubiera sido por el internamiento, y me gusta quien soy”.

Ruth Asawa

En el año 1946 fue admitida en el Black Mountain College, escuela de arte americana donde tuvo como profesores a Merce Cunningham, Josef Albers o Buckminster Fuller. Un año más tarde, en un viaje a Toluca, México, junto a la arquitecta y diseñadora de muebles Clara Porset descubrió la técnica de la cestería que usaban los artesanos locales, lo que la inspirará para desarrollar esa técnica particular en sus esculturas.

En 1982 fundó SOTA, una escuela de arte para niños en el centro de San Francisco que ahora lleva el nombre de “Ruth Asawa San Francisco School of the Arts.”

“Un niño(a) puede aprender algo sobre color, sobre diseño, o sobre la observación de objetos en la naturaleza. Si haces eso, creces en una sensibilidad mucho mayor hacia las cosas que te rodean. El arte les hará mejores personas, los hará más hábiles en pensar y en mejorar cualquier situación a la que se enfrenten o cualquier profesión a la que se dediquen. El arte hace a las personas más completas”

Ruth Asawa

septimoColección Drapey