https://thelivingnature.blog/wp-content/uploads/2018/04/Roma6-1.jpg

Ave Roma!

septimo

La colección principal de la temporada toma su nombre de la ciudad Roma y de sus barrios bohemios, su decadencia romántica y la riqueza artística de sus calles repletas de historia.

Compuesta por una amplia variedad de tejidos de diferentes texturas que coordinan a la perfección entre ellos, están también perfectamente ligados a nuestro ya clásico lino liso Gothenburg, al nuevo terciopelo Steel y a las tres nuevas propuestas en doble ancho que también lanzamos ahora.

Gama cromática basada en una sutil paleta de cuatro tonalidades pastel: celeste, verde claro, rosa y beige, combinadas siempre con el color crudo para lograr delicados contrastes.

Trastevere: un tejido “pata de gallo” con un look algo más informal. Utilizando una interesante hilatura de fantasía, se consigue un relieve que incluso desdibuja ligeramente el diseño geométrico.

Coliseo: tejido de espiga o punto Hungría con un tacto suave y agradable gracias a la viscosa, el algodón y el lino. Ideal tanto para cortinas como para tapicería, su urdimbre de algodón en color crudo le confiere al tejido un contraste de color limpio y bello.

Borghese: diseño geométrico que muestra un dibujo irregular en un tejido donde la estructura de doble tela hace que tenga resistencia para tapicería y suavidad para cortinas o plaids.

Prati: textura de chenilla con efecto vintage o desgastado gracias a una construcción del tejido donde la trama de chenilla deja respirar a la urdimbre de color crudo.

Gothenburg: nuestro principal liso de lino, uno de nuestros tejidos estrella que nació como “me-too” del súper ventas Luxembourg. Sus 5 colores combinan a la perfección con toda la colección Roma.

La historia de Roma por los suelos

La decadencia y caída del Imperio Romano es una de las cuestiones más debatidas y estudiadas de la Historia. Unos dicen que tuvo lugar a partir de la invasión bárbara, otros hablan de una paulatina transformación cultural. Sea como fuere, paseamos entre sus ruinas y nos fijamos en sus suelos plagados de mosaicos (opus tesellatum) hechos en mármol, cerámica, azulejo, vidrio, piedra e incluso conchas. Preciosas obras de arte en sí mismas y una fuente valiosísima para conocer cómo vivían, cómo vestían, qué comían, cómo eran sus concursos de gladiadores, sus deportes, su agricultura, su caza. A veces incluso capturan a los propios romanos en retratos detallados y realistas.

 

Mosaico de 350-375 a.C perteneciente a una casa en Toragnola, Roma.

Mosaico romano del siglo IV-V a.C.

Suelo de una antigua casa en Pompeya.

Mosaico romano del siglo III a.C. representando a Bacchus, la diosa del vino. Palazzo Massimo, Roma.

Mosaico del siglo I d.C. que representa a Nike, en una villa romana cerca de la vía Ruffinella, Roma.

Retrato romano de Pompeya en el Museo di Capodimonte.

 

 

 

septimoAve Roma!